12 señales de cáncer de cuello uterino que no deberías ignorar

0
54332

El cáncer de cuello uterino o cáncer de cérvix es el segundo mas común en las mujeres después del cáncer de mama, se diagnostica mayormente a mujeres con edades comprendidas entre los 30 y 50 años, aunque a ninguna edad se está libre de riesgos pero si es menos habitual en mujeres muy jóvenes o ancianas.

En muchos países del tercer mundo es el cáncer con mayor mortalidad, incluso más que el de mama probablemente por un diagnostico tardío o por ser detectado ya cuando la enfermedad es incurable.

Entre sus síntomas podemos encontrar:

1) El sangrado inusual después de su periodo o antes de él, además de periodos menstruales más duraderos de lo normal, sangrado después de la menopausia y sangrado durante una ducha vaginal o examen pélvico.

2) Dolor vaginal a la hora de tener sexo, además de secreciones inusuales que pueden contener sangre.

3) Se ha demostrado que el cáncer de cuello uterino es producido en su totalidad por el Virus del Papiloma Humano o VPH, el cual es contagiado mayormente mediante el acto sexual con otra persona infectada, y puede producir desde verrugas hasta cáncer si no se trata a tiempo. El Papiloma en mucho de los casos es combatido por el sistema inmune y es eliminado naturalmente sin producir mayores problemas, pero cuando no se cura en un tiempo mayor de 2 años se debe analizar y tratar. No existe ningún tratamiento para curar el VPH pero si para combatir las lesiones que este produce en el cuello uterino y así evitar que se convierta en un cáncer de cérvix.

Existen diferentes tipos de lesiones, unas más avanzadas que otras y que deben ser tratadas dependiendo de su gravedad:

3.1) Lesión de bajo grado de malignidad (NIC I): En la mayoría de los casos desaparece naturalmente, no son productoras de cáncer y se detectan mediante una citología o colposcopia, si la lesión persiste durante más de 24 meses se pueden combatir con laser, criocoagulación o electrocoagulación.

3.2) Lesión de medio y alto grado de malignidad (NIC II-III): En este caso la mayoría de las células cervicales están afectadas y son anormales o precancerosas, se diferencian mucho de las lesiones de bajo riesgo ya que estas son mucho más notables. deben ser tratadas con cirugía (conización en frió) o electrocirugía (asa de leep).

3.3) Cáncer: El siguiente nivel vendría siendo finalmente el cáncer de cuello uterino y debe ser tratado dependiendo del estado del tumor.

Igualmente hay otros factores que hacen más propensas a algunas mujeres con VPH a desarrollar cáncer de útero:

4) Haber padecido de Herpes tipo 2 o clamidia aumenta el riesgo de cáncer de cuello uterino.

5) Tener algún familiar cercano que haya sufrido de cáncer cervical, triplica el riesgo de contraer cáncer.

6) Fumar aumenta significativamente el riesgo de que las células anormales se conviertan en NIC 3 ya que debilita el sistema inmune.

7) Padecimientos tales como el VIH/SIDA que debilitan el sistema inmunológico evitando que combata la afección producida por el VPH.

8) Haber estado expuesta mientras era un feto a un medicamento llamado dietiloestilbestrol el cual se recetaba anteriormente para evitar el aborto espontaneo.

9) Tener bajos niveles de vitamina B o acido Fólico.

El tiempo que demora el VPH en producir cáncer cervical es alto, puede demorar incluso décadas, por lo que su tratamiento es indispensable a temprana edad para evitar males mayores. Lo mejor que puede hacer es visitar a su ginecólogo periódicamente y realizarse la prueba de Papanicolaou si es menor de 30 años o la de VPH si es mayor de dicha edad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here