¿Sabes cómo responde tu cuerpo cuando bebes alcohol en ayunas? ¡Descúbrelo!

0
2439

Para algunos suena descabellado que existan personas en el mundo que al abrir sus ojos en la mañana lo primero en hacer sea beberse el primer trago de licor del día. ¿Qué hace en realidad el alcohol en nuestro cuerpo cuando está en ayunas?

El alcohol es, junto al tabaco la sustancia que más problemas de salud ocasiona a la población mundial. Beber y comer son comportamientos asociados que se repiten habitualmente; el consumo moderado o esporádico de bebidas como la cerveza, vino o licores no entrañan riesgos para la salud pero cuando la cantidad consumida es alta y frecuente puede intoxicar gravemente el organismo.

La Organización Mundial de la Salud define al alcoholismo como la ingesta diaria de más de 50 gramos de alcohol en el caso de las mujeres y de 70 gramos en los hombres.  Las cantidades antes señaladas resultan nocivas para el hígado y pueden provocar una hepatopatía alcohólica, cuya gravedad variará de acuerdo a las cantidades consumidas, el tiempo de ingesta de alcohol y la susceptibilidad de cada persona.

La tolerancia al alcohol varía dependiendo de la persona y de la capacidad enzimática del hígado al momento de efectuar esa degradación, la cual se limita a 7,5 gramos por hora. Por lo general las mujeres son más susceptibles  al alcohol que los hombres. Mientras el alcohol no es metabolizado estará circulando dentro de la sangre, además su efecto diurético contribuye a la intoxicación del organismo.

Hace falta una hora para que nuestro organismo degrade el alcohol que presenta 1 vaso de cerveza, media copa de vino o un tercio de vaso de aperitivo tipo anís. El alcohol se diluye rápidamente en la sangre en función del estado de plenitud del estómago y de la presencia de grasas dentro de la comida, es decir, beber un vaso de alguna bebida alcohólica en ayunas hace efecto de manera inmediata, mientras que con el estómago lleno ocurre todo lo contrario.

La mayor parte del alcohol se absorbe en el intestino delgado, es por eso que tomar bebidas alcohólicas en ayunas hace que este pase rápidamente al intestino produciendo un pico más elevado de concentración en la sangre.

Aunque muchos afirman que lo hacen porque se puede sentir la sensación de alcohol más rápido en el cuerpo, pero ese placer que suele ser más rápido en jóvenes lleva a una deshidratación más veloz, es por ello que los que beben alcohol en horas de la mañana pasen todo el día consumiendo mayor cantidad de líquidos.

Cuando el alcohol llega al cerebro consigue engañarlo, y es porque afecta en primer lugar a la corteza cerebral, la cual es la que gestiona los pensamientos y la memoria, generando conductas de desinhibición.

Se debe ingerir alcohol cuando se haya ingerido alimentos, en especial cuando haya grasas en ellos, ya que el cuerpo retrasará la absorción de licor por más tiempo y se podrá disfrutar placenteramente de una bebida mientras el consumo sea moderado.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here